Mi estilo alternativo/metalero y cómo afectó mi vida

28 de julio de 2017


Hola amiwos, ¿cómo están? 
Cómo dije el sábado pasado, yo normalmente subo estás platicas los viernes, así que me mantengo firme con eso... espero. 

Hoy traigo un tema bastante interesante (en mi opinión) y bastante personal. Es por eso que quisiera que lo vieran desde una perspectiva divertida, pero también seria. 
Verán... Para los que me conocen de años o meses, sabrán que yo soy fanática del Rock y el Metal, son estilos musicales que me representan muy bien, que disfruto completamente y que me dan un placer auditivo de puta madre. 
Pero, eso no quiere decir que no sea flexible, también me gusta la música comercial, el pop, el R&B, el Jazz y sí, el Reggueton. Aún que no lo crean. Y me se muchísimas canciones de ese género. 
¿Why? Por qué es el más común para bailar, y amo bailar. Por qué lo ponen en muchas fiestas, por qué es pegadizo. Entonces, dejamos bien clarito el punto de que disfruto de la música en todas sus vertientes. 


¿Pero que pasa con mi estilo? 
Durante muchos años, tipo de los 6 a los 11, yo tenía un estilo bastante definido. Obviamente, el estilo que te da tu madre. Ya se imaginan, listones en las coletas, flores, mariposas, corazones y rosa hasta para escupir. Cosa que no me desagradaba, pero no me complementaba perfectamente. 
A los 11, yo ya era una mini-adolescente, por que todos pensaban que era lo suficientemente "madura", así que mi madre dejó de escoger mi ropa y me dieron libre albedrío en lo que respecta a un aspecto de mi vida que era riguroso y exigente conforme a la sociedad de mi pueblo/ciudad. 

Pero para meterlos en contexto de una vez, la música siempre ha influido en mi vida cómo si fuera oxígeno, y esto lo recalcaré mas tarde. La mayoría de decisiones sobre mi forma de vida y en lo que respecta a MI persona, las tomo en base el "mood" que me encuentre y a la música que escuchó en ese momento. Entonces, yo escucho rock desde los siete años, gracias a mi hermano mayor y primos. 
Lo que nos lleva a la gran revelación de que llevo metida en la industria más de 10 años. Lo suficiente cómo para amarla y que sea parte de mi vida.

Cuando yo estaba en segundo de secundaria, ocurrió algo que me dejó en shock y a partir de ahí me aísle de cualquier contacto social y me refugie en la música y en la literatura. Lo que provocó un cambio de identidad en mi estilo. Pasé de ser toda rosa y con flores a vestirme como hombre, literal. Compraba tenis de hombre, playeras oversize de bandas de rock, pantalones rectos y tenia las puntas pintadas de un ligero tono rojizo. 

Y aún que mi estilo era más punk que otra cosa, me hacía muy muy feliz. Obviamente recibía constantes criticas y no solo de mis amigos o conocidos, también de mi familia. Y esas eran las más duras para procesar, pues es una etapa bastante hormonal en donde todo te parece 100x veces dramático, así que ya se imaginan.

Pasé de ser la hija perfecta de perfectas calificaciones con perfectos amigos y perfectos suéteres tejidos. A ser la hija punk, rebelde, caótica, depresiva y ¿lectora?.


Tenía que seguir siendo fiel a mi misma, por lo que a pesar de llevar un estilo bastante pintoresco y nada NADA similar a lo que el estereotipo te marca, seguí leyendo.

Y no leía cosas depresivas, no. CLARO QUE NO.
Leía a Shakespeare, a Homero, a Jane Austen, a Virginia Woolf, a clichés juveniles, a novelas románticas, a novelas con final feliz... en fin, que no era nada de lo que en realidad era mi estereotipo. De ahí viene que soy bastante rompe-tópicos. 
Me enfrenté a comentarios racistas y homofóbicos, pues todo el mundo pensaba que era lesbiana. Y no me afectaba para nada, porque no es nada malo, y por qué qué rollo? ¿Por qué eso me tendría que ofender? 
Después, como todo tiene un ciclo y cómo todo tiene que tener un límite, cambie. 
No fue un cambio esperado para nada, pero sí fue sorprendente. 

Había bajado 20 kg, me había cortado el cabello, por lo que esas puntas medio rojas ya no existían. Me había dedicado más al maquillaje, ahora era una niña "perfecta" e iba al gimnasio para ser la "mejor versión de mi misma". 

THAT'S A BULLSHIT. 
Lo único que quería en ese momento era verme diferente para tratar de encajar en la preparatoria, es la realidad de las cosas. 
Me perdí completamente en un aspecto de mi vida que era hermoso, y que me encantaba, que me daba muchísima paz y muchísima seguridad. 
Ahora vestía de muchos colores y me había convertido en una básica. 

Me di cuenta de esto cuándo mi propio novio me dijo "¿Por qué no vuelves a ser cómo tu eras?" cuando le conté la historia de mi vida.
Y tenía razón, cambié para impresionar y para dejar de ser la Janet que todo mundo conocía, tenia que darle chisme y buenas impresiones a la gente. Tenía que quitarles de la boca que yo era gorda, que era lesbiana y rockera. 
Cambié otra vez, a mi misma. 
Lo hice bien, por momentos. Porqué luego recaía, y recaía y recaía. 

Y finalmente, entró a la universidad. 
Y me vuelvo a encontrar, y me doy cuenta que la "mejor versión de mi misma" era ser yo misma. 
No necesitaba bajar 20 kg más y entrar en cetosis y desnutrición, no necesitaba peinados rubios que no quedaban conmigo, ni ropa de moda que solo me hacía querer hacerme hippie. 
Tampoco tenía que impresionar a nadie, mientras me impresionará a mi misma

Empecé a amarme y a trabajar en ello. 
Y ahora me da gusto escuchar mientras entró a la universidad: "Ah, es que ella es rockera". 
Me da gusto, no me da tanto gusto que me etiqueten cómo tal, pero me da gusto que sepan que soy diferente. Que acepten que la gente no tiene la mente cerrada y que esté pueblo tenga que evolucionar de poco a poco. 
No es fácil no llevar un look basado en lo que se usa, o no vestir igual de cómo visten todas las niñas. Está bien ser diferente, eres especial, pero no eres mejor que nadie. 
Eso es lo que quería recalcar. 
Saludos, Max. 
Al final, está soy yo ahora. 

3 comentarios:

  1. ¡Holaaa! Me gustó mucho el post, se hace muy cercano de leer. Estoy totalmente de acuerdo contigo, básicamente uno tiene que aceptarse con el estilo que a uno le gusta, se sienta cómodo, y como quieras ser simplemente. ¿Qué va? Si no se quiere uno...
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Me ha encantado este post, yo también tuve algunas fases de mi vida que dejé atrás para volverme más del montón y la verdad es que me arrepentí de ello en su momento hasta que empecé a encontrar mi propio camino. Es un post increible <3
    ¡Un besito ratonil! ♥

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada. Me encanta como has podido expresar todos los cambios de tu vida, y como has dado cara a todos los estereotipos y comentarios negativos de la gente. La frase final me ha parecido estupenda la verdad, muchas veces intentamos ser diferentes para sentirnos superiores a los demás pero al fin y al cabo, cada uno es diferente a su manera.
    Besos desde el blog Martabooks.
    (Ya soy seguidora)

    ResponderEliminar